Tercer Sol – Lejos (pink vinyl)

17,50

Hay existencias

InformaciónDel mismo artista
  • Sello:
  • Dead Moon Records
  • Formato:
  • LP
  • Género:
  • post-punk/no wave
  • ,
  • rock/indie

Lejos empieza como lo hacen los buenos discos: transmitiendo una ligera sensación de peligro. Un vértigo inicial que es fundamental, porque indica que no sabes dónde te va a llevar (y que quieres averiguarlo). El primer LP de Tercer Sol, con el que entran a formar parte de la familia BCore, es un viaje a través de distintos paisajes sonoros entre el noise pop y el post punk. Un tránsito que arranca con un preámbulo amenazante. Vibra en él una tensión dramática propia de Swans, solo que la perversidad implícita en
la voz de Michael Gira se torna suave y susurrante cuando el que canta es Almirante. Y ahí, en algunos recodos del disco, parece respirar también el latido tribal de los primeros Dead Can Dance, pero sin la épica sobrenatural. Después, canción a canción, todo se acelera. Líneas de sintetizador y riffs -obsesivos, graves, chirriantes, con muchos acordes menores- se enredan como serpentinas, instalando al oyente en un estado hipnótico del que no saldrá hasta que finalice la novena y última canción. A este efecto psicodélico contribuye en gran medida el uso de patrones rítmicos tenaces e inmisericordes, que levantan muros de sonido densos en permanente contraste con las dulces melodías vocales. Como si te acariciaran y te asfixiaran en un mismo gesto. Dividido conceptualmente en dos partes, el disco podría interpretarse como un pasaje de la oscuridad a la luz; de la depresión a la esperanza. El cuarteto valenciano -integrado en estos momentos por Raúl Pérez (batería también en Wind Atlas), Almirante (guitarra, voz), Adrián Polo (bajo) y Miguel Molina (teclados)- debutó en 2014 con un magnífico EP al que no pudieron dar continuidad hasta ahora. Pero la espera ha valido la pena. Lejos es un disco brillante, lleno de derrapes emocionales. Perfecto para esas tardes de resaca en las que nos apetece regodearnos secretamente en el dolor y la nostalgia. Es una especie de caramelo envuelto en celofán negro. Es esa música que necesitas cuando quieres olvidarte del mundo.